_Q4A6911 GIRA THAY25

SIN VENIR Y SIN PARTIR
NI ANTES NI DESPUÉS
TE ABRAZO MUY FUERTE
Y LUEGO TE DEJO IR.

Siempre te queda la duda,
no acabas de estar del todo seguro,
si pasaron por aquí,
o tan solo fue un maravilloso sueño del Dharma.

A pesar de que les compramos sus billetes de avión para venir en vuelo regular,
la comunidad monástica viajó de Burdeos a Madrid en una nube.
Solo ellas y ellos saben hacerlo con esa discreción.
Con esa amorosa suavidad llegaron y aterrizaron en nuestros corazones.
Y sin darle más importancia a la hazaña, conectaron directamente con nuestras emociones… y ¡¡Zás!! Ahí empezó todo.

El Escorial, Valencia, Hostalets, Barcelona y finalmente el Campus Mundet con las Jornadas de Educación de ESCUELAS DESPIERTAS.

El tortuoso camino que lleva a la felicidad nos enseña a seguir entrenando, para encontrar el maravilloso camino de la felicidad que nos lleva a ninguna parte. Algo así sugerían los testimonios del DVD “Vivir Despiertos” que han actuado como pequeños maestros del Dharma a lo largo de esta Gira, transmitiéndonos sus experiencias con una calidad y profundidad magnífica. Por ello, os invitamos a ver y saborear una y otra vez esa obra documental de Wouter que tanto amor transmite en sus imágenes, su música y sus mensajes.

Hemos pasado 4 días en fraternidad educándonos en nuestra propia escuela personal del despertar. La experiencia de vivir un retiro de Educación, para el enseñante que llevamos dentro, ha estimulado la semilla más alegre, LAILUSIÓN. Reconocer que podemos vivir con más amplitud de miras, de escucha y de profundidad. Poder darle la mano a nuestros viejos sentimientos para salir juntos a pasear a la luz del día, sin temor a ser vistos ni juzgados. Reverenciar nuestra vida y reconocer bien cómo somos, para ajustar el punto de partida de este nuevo camino, de esta nueva práctica y esta nueva capacidad de vivir.
Nos hemos sentido en primera instancia “maestros de nosotros mismos” y hemos podido, con ello, observar nuestras expectativas, jugando al descarte con ellas, para ganarle la partida a la pegajosa amiga frustración, a la conocida prima ansiedad y la pesada tía desilusión.

En el retiro, los monjes y monjas duermen su dulce siesta como un regalo de la práctica. Aprender a no exigirnos a gritos nada que realmente merezca la pena. Esa es la enseñanza de la siesta que se ofrecen y nos ofrecen paraentender la calma de la práctica. La práctica del no sufrimiento. Nos han mostrado que a “la paz” solo se puede llegar a través del “camino de la paz” y que cuidar de nuestra propia práctica es la manera de enseñar algo profundo, a nuestro entorno y a nuestros alumnos.

Aunque sea en silencio.

Este ha sido el mantra de las Jornadas…

“TÚ PUEDES SER EL EDUCADOR FELIZ QUE CAMBIE EL MUNDO”.

Queremos ofrecerles a estos monásticos/as voladores, nuestro más profundo sentimiento de gratitud. Aunque su regreso a Plum Village ha sido en tren y sobre raíles, su legado queda en nuestros corazones con toda la magia. Seguirá la duda de si llegaron a venir, pero con la seguridad de lo que sentimos cada uno de nosotros después de la experiencia vivida.

Gracias de corazón a los peregrinos del Norte.

Hasta la próxima, y recordad siempre que ¡¡¡os queremos mucho!!!

 

El equipo de redacción.