La salud de Thay, comunicado oficial, junio 2015

Thich_Nhat_Hanh_by-Kelvin-Cheuk-1024x710

Comunicado oficial

Plum Village, Francia, 28 de junio de 2015

A todos los centros de práctica de Plum Village,
A todos los centros de práctica y sanghas de todo el mundo,
A nuestros queridos amigos:

Nos hace muy felices informar de que la salud de Thay ha mejorado mucho desde que regresó a su ermita en Plum Village a principios de abril. Cada día Thay ha estado al aire libre, disfrutando de las flores, escuchando los pájaros y descansando al pie de un árbol. Thay disfruta tumbado en su hamaca junto al arroyo, en el frescor del bosquecillo de bambú que plantó hace más de treinta años.

Los médicos y enfermeras continúan visitando a Thay y recibe tratamiento de fisioterapia, masaje y acupuntura diariamente. El equipo de asistentes continúa cuidando de Thay y atendiendo sus necesidades durante todo el día.

A pesar de su avanzada edad, Thay ha hecho notables progresos.

Un día, Thay decidió que ya estaba listo para empezar a tragar alimentos sólidos, y pidió a sus asistentes que le preparasen una manzana, después un limón y finalmente un aguacate. Thay disfrutó de cada bocado con gran deleite, masticando cada uno al menos cuarenta veces antes de tragarlo. Todos se quedaron muy sorprendidos. La plena conciencia, la concentración y la alegría de Thay por saborear de verdad la comida fueron extraordinarias. Desde ese día, con gran concentración y determinación, Thay ha podido disfrutar de alimentarse por sí mismo. Las hermanas han puesto todo su amor y su creatividad en preparar alimentos nutritivos y saludables para Thay, quien los come con deleite. Tan pronto como Thay pudo alimentarse con varias comidas saludables al día, sorprendió a todos los médicos al quitarse con éxito la sonda de alimentación, sin complicación alguna. Thay sonrió y todos sonreímos.

Más recientemente, Thay ha comenzado a trabajar la vocalización, uniéndose a sus asistentes cuando estos tararean o cantan. La primera vez que sucedió, una de las hermanas estaba cantando en vietnamita el nombre de Avalokita, el Bodhisattva de la Gran Compasión: Nam Mo Bo Tat Quan Am. Thay de repente pronunció el sonido final Am de manera clara y en el momento justo. Milagrosamente, la palabra Am significa en realidad “sonido”. Thay miró a los que le rodeaban con ojos brillantes, como si dijera: «Todo es posible». Fue un momento muy emocionante. Todos los asistentes se reunieron para continuar cantando con Thay. Desde ese primer “um”, Thay ahora disfruta cantando y tarareando todos los días las canciones habituales de Plum Village en vietnamita, inglés y francés. En este momento, Thay es capaz de entonar la melodía y, de vez en cuando, puede pronunciar una palabra. Levanta el brazo como si quisiera expresar el significado de cada verso, y siente una gran alegría y sorpresa cada vez que es capaz de pronunciar una palabra clara y precisa.

Los terapeutas de Thay se han quedado impresionados por su extremadamente firme voluntad por recuperarse, y nos han señalado que este es el factor más importante en su rehabilitación. Thay está determinado a entrenarse de manera que pueda recobrar su fuerza física y recuperar su equilibrio y postura.

Thay está seguro de lo que quiere y no quiere hacer. Ahora es capaz de sentarse por sí mismo, bellamente erguido. En las últimas tres semanas ha querido empezar a caminar, a pesar de que su lado derecho permanece paralizado. Con el apoyo de dos ayudantes, uno detrás y otro junto a la pierna derecha para ayudarle a adelantarla, Thay practica meditación caminando en el jardín varias veces al día. Podemos sentir su deleite y libertad en cada paso. Aunque le supone un gran esfuerzo, podemos ver que, para Thay, cada paso es un paso de victoria, una afirmación de la vida y de la alegría de estar vivo en esta hermosa Madre Tierra.

De vez en cuando, toda la comunidad monástica de ciento cincuenta monjes y monjas viene a practicar meditación caminando con Thay. La semana pasada pudimos sentir la alegría de Thay al ver a sus discípulos, su felicidad por conducir a la sangha en la meditación caminando. Thay señaló el cielo azul, el bambú meciéndose, la sonrisa de un hermano, invitándonos a disfrutar del momento presente. El coraje de Thay, su determinación y alegría, a pesar de sus limitaciones físicas, fue una enseñanza clara para todos los presentes mientras caminábamos detrás de él con nuestros dos pies sanos. Con cada paso, Thay demostró que va a seguir practicando sin importar cuáles sean las condiciones. Thay estaba afirmando que nunca abandonaría el camino. Nos estaba animando a permanecer en el camino, a disfrutar de las maravillas de la vida.

Nos gustaría darles las gracias a todos por ofrecer su amoroso apoyo a Thay y a la sangha durante los últimos meses. Estamos profundamente agradecidos por su energía de compasión y sus oraciones, y por su compromiso de continuar practicando con plena conciencia y profundamente para Thay. Queremos ofrecer un agradecimiento especial a aquellos que nos han enviado preciosos dibujos infantiles para la habitación de Thay y a aquellos que nos han enviado amables donaciones para apoyar los cuidados de Thay.

En los estanques, los lotos están floreciendo, en las huertas las ciruelas están madurando, y estamos preparando nuestras aldeas para dar la bienvenida a nuestros huéspedes para el retiro de verano, unas ochocientas personas cada semana, durante todo un mes. El retiro de verano es uno de los momentos del año favoritos de Thay. Daremos la bienvenida a familias y niños, y las charlas del Dharma serán impartidas por la continuación de Thay bajo la forma de los maestros del Dharma más veteranos. A la sombra de los robles, los bosques de bambú y las verandas en el sol del atardecer, veremos muchos círculos de amigos compartiendo profundamente entre sí. Se abrirán corazones, se verterán lágrimas, mientras resuena el sonido de la campana.

Hace nueve años le preguntaron a Thay: «Cumplirá ochenta años este año. ¿Tiene planes de retirarse como maestro espiritual en algún momento?»

Esta es la respuesta que dio: «En el budismo consideramos que la enseñanza se realiza no solo mediante las palabras, sino también viviendo tu vida. Tu vida es la enseñanza, es el mensaje. Y puesto que continúo sentándome, caminando, comiendo, interactuando con la sangha y los demás, continúo enseñando, incluso si ya he animado a mis estudiantes más veteranos para que comiencen a sustituirme al impartir charlas del Dharma. En los últimos dos años, he pedido a los maestros del Dharma, no solo del ámbito monástico, sino también del laico, que salgan y den charlas del Dharma. Muchos de ellos han dado maravillosas charlas del Dharma. Algunas charlas del Dharma han sido mejores que las mías. Me veo a mí mismo en mi continuación, y no voy a retirarme. Continuaré enseñando. Si no es mediante charlas del Dharma, lo haré por mi manera de sentarme, comer, sonreír e interactuar con la sangha. Me gusta estar con la sangha. Incluso si no doy una charla del Dharma, me gusta unirme a la meditación caminando, la meditación sentada, comer en plena conciencia, etc. Así que no se preocupe. Cuando alguien entra en contacto con la práctica, recibe la inspiración. No necesitas hablar para enseñar. Tienes que vivir tu vida con plena conciencia y profundamente. Gracias».

Estas inspiradoras palabras son nuestra brújula mientras nos preparamos para dirigir retiros para miles de personas en los próximos meses: aquí en Plum Village este verano, en el Instituto Europeo de Budismo Aplicado en Alemania en agosto, y en la gira El milagro de la plena conciencia por Estados Unidos este otoño. Por favor, únete a nosotros.

Que puedas apreciar la presencia de aquellos a los que amas, y disfrutes de cada paso juntos.

Con amor y confianza,

Los monjes y monjas de Plum Village

Puesto que el estado de Thay es ahora estable, y el camino hasta la recuperación largo, publicaremos actualizaciones solo ocasionalmente. Mantendremos informada a nuestra comunidad global de cualquier novedad importante en la recuperación de Thay. Todas las actualizaciones oficiales seguirán apareciendo en plumvillage.org, langmai.orgvillagedespruniers.org y www.facebook.com/thichnhathanh.