Apuntes de la conferencia de Thich Nhat Hanh en Barcelona

 

10353456_10152117334727379_7145583970191208795_o

8 Mayo de 2014. El Auditori del Forum (Barcelona).  – Apuntes y fotos de Koldo Aldai

(El vídeo de está charla se puede ver aquí.)

Buenas noches queridos amigos. El inspirar puede ser muy agradable. No hace falta hacer ningún esfuerzo  Respira de forma natural. Pon la atención en la respiración. Respirar puede representar un placer. Al inspirar no piensas en nada más. Tu mente está plenamente enfocada en la respiración. Relajas, sueltas tus remordimientos, tus preocupaciones y miedos del futuro, entones estás libre para disfrutar de tu respiración.

Para aquellos de nosotros que estamos acostumbrados al ejercicio de la respiración, el inspirar y el respirar es un placer. Al estar concentrado en la respiración te das cuenta de  que estás vivo. Estar vivo es algo maravilloso, un milagro, quizás el más grande de los milagros. En dos o tres segundos de respiración, puedes reparar que estás vivo… Vamos a practicar este ejercicio. Al inspirar celebro la vida en mí mismo y alrededor mío. Es agradable saber que tenemos un cuerpo, que además éste es una maravilla. Cuando pasas dos horas al ordenador puedes olvidarte de que tienes cuerpo. Cuando tu cuerpo no está con tu mente, no te encentras realmente vivo. Al respirar tomas consciencia de que tienes un cuerpo. El cuerpo contiene la Madre Tierra, el Padre Sol y las estrellas. El cuerpo lleva igualmente consigo a todos los antepasados. Podemos establecer ese contacto. Inspirando tomo conciencia de que tengo un cuerpo. Al expirar sonrío a mi cuerpo que es una maravilla.

Si al volver a tu cuerpo ves que hay mucha tensión en él, al inspirar puedes soltar esa tensión. Es un ejercicio que enseñó el Buda, de forma que el cuerpo sufra menos. Se trata de un ejercicio de respiración consciente… Vamos a disfrutar respirando juntos. La práctica de la respiración consiente puede ser realmente beneficiosa. Al traer tu cuerpo a la conciencia, te haces consiente de él. Te estableces plenamente en el momento presente y te hace con las maravillas de la vida sanadora. Las condiciones de la felicidad están disponibles aquí y ahora. Son más que suficientes esas condiciones para que estés alegre y feliz. No tienes que ir hacia el futuro para encontrar nuevas condiciones para la felicidad.

Quienes sabemos del arte de la respiración consiente, podemos generar paz y alegría cuando queremos. La respiración consciente nos pone en contacto con las condiciones de una felicidad que ya están presentes. La sanación está siempre disponible con la respiración consciente. La práctica de la respiración consciente nos ayuda a manejar una situación dolorosa. La energía de la plena a conciencia generada a través de la respiración, nos ayuda a instalarnos en el orden.  La plena conciencia es como la mamá que acoge al bebé. Cuando la madre toma al bebé con ternura, el bebé sufre menos. Si sabemos como acoger ese sufrimiento después de la práctica de la plena conciencia del sufrimiento, sufriremos menos.

Al caminar en plena conciencia, observante de cada  paso, se denomina “plena conciencia del caminar”. Ello conlleva plena conciencia igualmente en la  respiración. Beber  un café es plena conciencia, es decir plena conciencia del  beber. Coger un sufrimiento y abrazarlo  con ternura, nos ayuda igualmente a sufrir menos. Tenemos miedo a encontrarnos con nosotros mismos, a toparnos con el dolor y vernos desbordados  por él. La plena conciencia nos ayuda en ello. La práctica de la respiración consiente nos ayuda a abrazar la plena conciencia. Mientras que los monjes cantan, se recogen en sí mismos y reconocen el sufrimiento. Ahora van a cantar a Avalokistesvhara, el Buda de la compasión. En la primera vez, son consientes del dolor en ellos mismos. La práctica genera la energía de la compasión, la energía de la compasión tiene la capacidad de sanarnos.

Ante una persona que sufre surge la compasión. Ya no sientes ira. Está la claro que la comprensión hace surgir la energía de la compasión que tiene siempre la capacidad de sanar. Al cantar a Avalokitesvhara los monjes generan la capacidad de sanar su sufrimiento. Cuando cantan por segunda vez, abarcan con el sufrimiento a izquierda y derecha, haciendo surgir nuevamente la energía de la compasión para sanar. Al cantar por tercera vez se ponen en contacto con el sufrimiento de todo el mundo. Contribuyen a sanar la guerra, la pobreza… El propósito es el mismo: hacer surgir la energía de la compasión para sanar. Se entrenan para que pueda surgir la energía de la plena conciencia y la compasión. Quienes escuchamos también podemos hacer botar en nuestro interior esa energía… Nos permitimos ser tocados por esa energía de la compasión y de la conciencia.

Somos gotas de conciencia en medio de un río, permitimos que el río nos abrace. Si tenemos dolor, permitimos que la energía de la plena compasión nos abrace. Nos sentiremos mejor después de unos minutos de práctica. Si tenemos dolor, abrimos nuestro corazón para que la energía de la compasión nos inunde. Si nos dejamos abrazar por la energía colectiva de la “sangha”, igualmente sufriremos menos. Si conocemos a alguna persona que no ha podido venir, podemos generar esa energía y enviársela  a ella, pensando en esa persona. Dejamos que nuestra mente y corazón estén presentes para dejarnos ser  llevados por la energía de la compasión.

Todos tenemos la capacidad de la práctica la respiración y el caminar conciente. Podemos practicarla para soltar la tensión de cuerpo y así disfrutar de este cuerpo, disfrutar igualmente del paisaje… Por ejemplo mismamente desde el parking hasta tu oficina, puedes practicar el caminar consciente. Combinas tu inspiración y tu expiración con tus pasos. Puedes decir silenciosamente “Estoy aquí. He llegado…” Llegas en cada paso, en el aquí y el ahora y de esa manera la vida se halla ahí disponible. El pasado ya ha pasado y el futuro no ha llegado. La práctica del respirar y caminar conciente nos trae al instante y nos proporciona las maravillas de la vida. Ésta tiene la capacidad de sanarnos. Cada paso contribuye a soltar la tensión en la mente. Cada uno de ellos puede ser  sanador. Cada paso puede nutrir, puede ayudarnos sanar nuestras angustia y nuestros miedos.

No es preciso que busques un tiempo extra para practicar la meditación consciente. Donde quiera que te encuentres, puedes disfrutar de esa forma de caminar. Si vives en una comunidad, caminar de esa forma puede generar una  energía colectiva muy poderosa que contribuirá al colectivo a tocar la alegría y la felicidad. Con ese ejercicio restauramos nuestra belleza y frescura. Tenemos tanta  densidad, a veces tanta ira que hemos llegado a perder algo de esa parte de frescura. Si caminamos conscientemente es mas fácil restaurar nuestra belleza y frescura.

Esa belleza y frescura no es sólo para nosotros, sino para las personas que amamos. Si no tienes belleza y frescura, no puedes  ofrecer mucho a él o a ella. Caminar unos minutos puede restaurar esa belleza y frescura. Estas prácticas nos ayudan a calmar nuestras emociones y sensaciones. La energía de la plena conciencia desplegada nos ayuda  a abrazar nuestras situaciones dolorosas, restaurando así la paz y la calma. La persona que no tiene paz y calma, no puede ser una persona feliz. Así, en ese estado no tenemos mucho que ofrecer a la persona que amamos. La práctica nos ayuda restaurar nuestra calma y frescura. De esa forma nos convertimos en una persona más agradable. Nuestra presencia tiene una claridad que podemos ofrecer a la otra persona.

El practicar la meditación consiente  mejora tu presencia pues te dota de más belleza y frescura. La otra persona, tu compañero, tu compañera, puede apreciar esa clase de belleza. Si podemos organizarnos de forma que la gente que nos rodea nos apoye, podemos mantener por más tiempo esa práctica. Si no tienes la capacidad de ayudar a que la otra persona sufra menos, no se puede decir que tengas amor de verdad. “Karuna” o compasión es la energía que ayuda a la otra personas a sufrir menos. La compasión brota cuando ayudas a la otra persona a dejar su dolor.

Nuestro sufrimiento lleva al sufrimiento de nuestro padre y nuestra madre. Igualmente al sufrimiento de nuestros antepasados y al sufrimiento de la nación. Es importante aprender a volver a nosotros mismos… Nos puede ayudar a reconocer y abrazar el dolor en nuestro interior. La energía de la comprensión y la compasión emerge y sufrimos menos. La mayor parte de nuestro sufrimiento la hemos creado nosotros mismos, no la otra persona. Cuando emerge la ira y la violencia, podemos reconocer un sufrimiento. Esa persona me ha hecho sufrir, pero no porque abrigue especial intención de dañarme. De hecho hay sufrimiento dentro de ella. Esa persona no sabe cómo  manejar el sufrimiento dentro de ella. No conoce la práctica. Es una víctima  de su propio sufrimiento. Tú eres la segunda víctima, pero finalmente has comprendido su sufrimiento y estás en condiciones de ayudarla. Puede así que sufra menos.

Practica la escucha profunda y ayudarás a que la otra persona sufra  menos y llegar así a la reconciliación. La práctica de la plena conciencia  y la respiración es muy importante. No sólo sanamos, no sólo restauramos nuestra frescura,  aliviamos nuestras sensaciones dolorosas…, al sufrir menos, podemos reconocer mejor el sufrimiento en él o en ella. Ella es víctima de su propio sufrimiento. Ya no sientes ira hacia esa persona. Ya no tienes ganas de castigarla, más al contrario abrigas ganas de que esa persona sufra menos. Miras la otra persona. Si la compasión penetra en tus ojos, esa persona dejará de sufrir. Con la compasión en tu corazón puedes decir: “Cariño, yo sé que has sufrido mucho en los últimos años. No te he podido ayudar. No lo he sabido hacerlo mejor. No era mi intensión hacerte sufrir. No he entendido tu sufrimiento, tus dificultases. Si hubiese comprendido tu sufrimiento y tus dificultades no hubiera actuado de esa forma Necesito tu ayuda. Si no me ayudas tú, nadie me puede ayudar. Dime lo que está en tu corazón. Háblame de tu sufrimiento y tus dificultades…”

Si surge  la compasión, entonces puedes hablar de esa forma. Esa persona abrirá tu corazón hacia ti. Hemos organizado retiros de plena conciencia en muchos lugares del mundo. Tras cuatro días de práctica, mucha  gente puede comenzar a  hablar así y restaurar la comunicación. Hay gente que incluso coge su móvil para  practicar la escucha profunda con personas allegadas que no estaban en el retiro. Algunos nos decían que no hubieran imaginado el poder hablar así a la otra persona. Anteriormente sentían tanta  ira, que no pensaban que podrían llegar a expresarse de esa forma, con esa benevolencia hacia la otra persona. Cuatro cinco días pueden ser suficientes para restaurar la comunicación… Al fin y al cabo cualquier persona puede  practicar la escucha profunda y la palabra amorosa. No hace falta ser budista para ello. En cuarenta años he visto a mucha  gente que con la práctica ha logrado restaura la comunicación  con la otra persona.

Cuatro días puede ser  sufrientes para restaura la paz en el propio cuerpo y ayudar a la otra persona. La energía de la plena conciencia nos permite acercarnos a él o a ella para poder reanudar la comunicación perdida. La práctica de restaurar la paz y la conciencia es posible por estos métodos. El arte de generar la alegría y felicidad es por lo tanto posible. Un practicante de plena conciencia puede generar la energía de la alegría cuando quiere, a voluntad. Puede ayudar a la otra persona a hacer exactamente lo miso. En ello consiste el arte de la alegría y la felicidad.

Thich Nhat Hanh en Barcelona

Hemos de saber cómo sufrir. Abrazando profundamente al sufrimiento dentro de uno mismo con la energía de la plena conciencia, no tenemos miedo de abrazar el sufrimiento. Quienes conocemos la práctica, sufrimos mucho menos. Conocemos el arte del sufrimiento. Ayudamos a la otra persona también a acoger ese sufrimiento. Diremos: “Cariño, sé que sufres. Por eso  estoy aquí, por ti. Me encuentro aquí en plena conciencia para  abrazar el sufrimiento en ti. Ello ayudará a la otra persona a restaurar la  paz y la comunicación. Ello traerá mucha felicidad. Tenemos la simiente de la felicidad en nosotros mismos y no tenemos porqué pensar en irnos a otro país. Con la energía de la compasión no sólo nos beneficiamos nosotros y los seres  queridos. También quienes considerábamos nuestros enemigos se pueden beneficiar de nuestra paz y felicidad.

La práctica del amor de verdad trae mucha felicidad. Estar aquí con frescura y felicidad, es también el arte de recuperar nuestra calma. Podemos practica solos, pero si practicamos un grupo de personas, se hará más  fácil. Si tienes paz, frescura y presencia tienes algo muy hermoso que ofrecer a la otra persona. Puedes pronunciar el “mantram”: “Cariño, estoy aquí por ti.” El amor es al fin y al cabo ofrecer tu presencia a él o a ella. Esa es la muestra por excelencia del amor: una presencia de calidad, una elemento de frescura y de paz.

¿Cómo podrás amar sino estás aquí? Pasamos tanto tiempo haciendo dinero, estamos tan atrapados en esa dinámica que no tenemos tiempo para los que amamos… Amar es estar presentes para él o ella. He ahí el primer “mantram”. “Estoy aquí por ti” y ello hace que otra la persona se sienta bien. Conocí a un hombre de negocios muy ocupado, hasta el punto que no podía atender a su hijo. Le podía comprar cualquier cosa, pero no tenía tiempo para dedicar ni  a su mujer, ni a su hijo. El niño no tenía la sensación de tener un padre. Un día le dijo el padre: “Mañana es tu cumpleaños, ¿Qué quieres que te compre?” El niño respondió: “No quiero nada, sólo te quiero a ti.” Si el padre supiera que con la práctica podría traer el cuerpo al momento presente… El podría recitar un  “mantram” tipo: “Querido hijo estoy aquí para a ti” Ese “mantram” es efectivo si se pronuncia con concentración y plena conciencia. Hay que hacer  respiración o caminar antes de hacer ese “mantram”.

Si la persona en cuestión no está disponible, le puedes enviar por tu teléfono móvil el mensaje, pero antes de apretar el botón  has de practicar la respiración y la plena conciencia… (Risas) Hay otro segundo “mantram” que puede hacer a la otra persona feliz al instante: “Cariño se que estás aquí y ello me hace muy feliz” Significa por lo tanto reconocer a la otra persona como algo muy precioso para ti. Con la plena conciencia reconoces la felicidad de poder estar con la otra persona. Cuando estás realmente ahí, puedes recocer esa presencia de la otra persona. Este “mantram” puede hacer feliz a quien nos acompaña y a nosotros mismos. Si esa persona no esta presente en es momento puedes practicar con el Iphone… (Risas…)