Estoy en Casa – La Sangha y Plum Village

 

Plum Village en Verano, Francia

Si algo define mi experiencia de Plum Village, es la Sangha. Es ver desplegada esa energia tan maravillosa y nutritiva del tercer tesoro. Fue sentir en lo profundo del corazón la energía del Amor. El encuentro con los otros. Encontrar mi alma en el espejo del otro. En esos abrazos con hermanos no conocidos, en los espacios de trabajo, o en esos compartir del dharma, todo en ese ambiente de “silencio”. Sentir “estoy en casa”, donde uno es tal cual es.

Esa sangha, de monjes, monjas y laicos, tan numerosa en ocasiones, que comparte la practica y donde nos nutrimos de la presencia y enseñanzas de Thây.

Experiencia de sangha en la practica de la Plena Conciencia. A través de la meditación sentada, caminando, en la enseñanza dharma, en el compartir etc. que nos lleva a una mayor comprensión y a la visión profunda de nuestra verdadera realidad.

Pero como dice Thich Nhat Hanh, “necesitamos practicar y pertenecer a una sangha allá donde vivamos”… Y estoy  de acuerdo, pues es de gran apoyo en la vida cotidiana. Así ha sido para mi en los encuentros semanales y en ocasiones de fin de semana que solíamos celebrar en Egino con toda la sangha del país vasco. Sé a la vez que surgen dificultades en toda sangha y que debemos cuidar y alimentar una buena energía entre todos los miembros.

“Gota de Rocío”, País Vasco